miércoles, 12 de marzo de 2008

Invierno y verano

Una que nació el 20 de febrero cuando Mallorca se cubría de blanco y el frío helaba las calles, adora el invierno. Le gusta ponerse abrigos gruesos, bufandas, jersey de cuello vuelto y hasta meterse en la cama con las sábanas frías. A esta misma, que es de isla, le gusta el verano. Adora ir a pescar por las tardes con su madre, su abuela y tía Carmen y tía Lourdes. Acepta los 40 grados con resignación, y hasta sale más de noche por Mar Salada y por las verbenas de los pueblos en busca de una diversión a la que no le ve interés durante el invierno. Pero, esta una, no está acostumbrada a los otoños y primaveras. La lluvia le cambia el humor y considera que los días grises son para quedarse en la cama con un buen libro.

Esta una ha terminado en una ciudad en la que, ni hay invierno ni hay verano. Sólo se conoce el otoño y algunas temporadas de primavera en la que el sol pica pero la ropa es la misma que en el supuesto otoño. Esta mallorquina en la otra punta del mundo lleva 5 meses vistiendo la misma ropa, calzando los mismos zapatos y paseando los mismos bolsos. Esta una viaja en busca de otros climas para que le suban el ánimo y se ha convertido en una vampiresa del sol.

Esta una quiere ver como los árboles cambian las hojas y como en los parterres de la ciudad se plantan diferentes plantas que vayan más acorde con la estación que toca, que lleguen las golondrinas y que toda la flora y la fauna informe del paso del tiempo. Sin estaciones, sin cambios en las calles y en el vestir, todos los días se hacen iguales. Lo sé, Alberto, una ciudad gris por la nieve sucia es un horror, igual que lo será el verano infernal que vas a pasar. Pero, hay cambios y, con ellos, verás diferente la ciudad y a la gente. Aquí, eso no pasará. Aquí todo será siempre igual.

3 comentarios:

Eva M. Paíno dijo...

Uy, por qué será que todo esto me suena bastante??
Esa sensación de que el tiempo no pasa, de quererse quedar en la cama todos los días con un libro, de no poderse poner los pocos vestidos de verano que se tienen...
Demasiado familiar, seguro que no estamos en el mismo país??

Ánimo!!!!!

Anónimo dijo...

Hola Lluc!
Som l'avi des de ca sa tia Nasi que hem vengut sa tia Lourdes i jo a dinar per celebrar Pasco. Hem dinat molt bé i ara han vengut sa tia Carme, en Joan i na Margalida aprendre cafè. Ara na Margalida m'acaba de llegir es teu diari amb sa publicació de dia 12. M'agrada molt saber notícies teves tan interesants i esper que segueixis escribint des teu viatge a Cartagena.
Un beso molt fort l'avi.

P.D. Està escrit per na Margalida perque jo no tenc idea de manejar aquests aparatos tan moderns. Un beso.

Eva dijo...

Chiquilla!! pues ya que es así, a aceptarlo y asumirlo lo antes posible, no? seguro que todos tenemos mil cosas que no nos gustan de nuestros paises y millones de cosas que adoramos... y si no es así, algo falla... supongo.

Pues eso, que veo que estas encantada de la vida con tu familia y eso es lo que importa.

Un beso gordo, desde una ciudad que tiene las 4 estaciones en el mismo día... ahí queda eso.